Datos normativos para las principales pruebas neuropsicológicas para población de habla hispana adulta e infantil

Autores:
Juan Carlos Arango Lasprilla, PhD
Laiene Olabarrieta Landa, PhD
Diego Fernando Rivera, PhD

 

La neuropsicología es un área de la psicología que se encarga de estudiar la relación entre el funcionamiento cerebral y el comportamiento humano tanto en personas sanas como en personas que han sufrido algún tipo de daño cerebral. Una de sus especialidad es la neuropsicología clínica en adultos que se enfoca en la evaluación e intervención de pacientes adultos con sospecha de algún deterioro neurológico (American Psychological Association [APA], 2010; Stringer, 2011; VandenBos, 2015). La neuropsicología clínica infantil sin embargo, se encarga de la evaluación y tratamiento de niños y adolescentes con trastornos del desarrollo, neurológicos, médicos y de otro índole (APA, 2010; VandenBos, 2015).

 

Ambas especialidades requieren de instrumentos de medida adecuadamente desarrollados y adaptados a la población a la que se dirija la evaluación y el diagnóstico. Es por ello que investigadores de todo el mundo han tratado de obtener baremos o datos normativos de estas pruebas para diferentes países (p. ej. Estados Unidos, Corea, Italia, Holanda, Australia, Portugal). Los datos normativos permiten comparar el rendimiento de determinada persona con un grupo de comparación con características sociodemográficas y culturales similares a dicha persona. Esto permite determinar de manera más precisa los déficits en el funcionamiento neuropsicológico de los pacientes.

Un estudio que encuestó a neuropsicólogos latinoamericanos y españoles encontró que la falta de datos normativos para sus regiones fue uno de los principales problemas a la hora de realizar las evaluaciones neuropsicológicas. Además, los participantes indicaron recurrir en ocasiones a datos normativos de otros países o al uso de puntajes brutos para interpretar los resultados de las pruebas (Arango-Lasprilla et al., 2016; Olabarrieta-Landa et al., 2016). Por lo tanto, la mayoría de las pruebas neuropsicológicas que actualmente se utilizan en estos países carecen de parámetros culturales y normativos aplicables a los pacientes de estos países (Wang et al., 2011; Arango-Lasprilla et al., 2016).

 

En 2013 un grupo de neuropsicólogos hispanohablantes decidió abordar algunas de las necesidades identificadas en la encuesta internacional. Al reconocer la necesidad de normas específicas para cada país, diseñaron un estudio para crear normas para las pruebas neuropsicológicas más utilizadas con adultos: Test de copia y de reproducción de memoria de una figura geométrica compleja; Test de colores y palabras de Stroop; Test modificado de clasificación de tarjetas de Wisconsin (M-WCST); Test del trazo (TMT A-B); Test breve de atención (TBA); Test de fluidez verbal fonológica y semántica; Test de denominación de Boston; Test de símbolos y dígitos (SDMT); Test de aprendizaje verbal de Hopkins – Revisado (HVLT-R); Test de simulación de problemas de memoria (TOMM). Los datos normativos de Argentina, Bolivia, Chile, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Paraguay, Perú y Puerto Rico fueron publicados en el número monográfico de NeuroRehabilitation: Commonly used Neuropsychological Tests for Spanish Speakers: Normative Data from Latin America y los baremos de Colombia se publicaron en el libro Neuropsicología en Colombia: Datos normativos, estado actual y retos a futuro  (Arango-Lasprilla, & Rivera, 2015). La muestra total estuvo conformada por 5.402 adultos entre 18 y 95 años.

 

A continuación, en 2016 el grupo, incluyendo esta vez investigadores de España, centró sus esfuerzos en la recolección de datos normativos para 10 pruebas neuropsicológicas más utilizadas para niños y adolescentes: Rey Osterrieth Complex Figure Test (ROCF); Stroop Color-Word Interference Test; Modified Wisconsin Card Sorting Test (M-WCST); Trail Making Test A-B; Symbol Digit Modalities Test (SDMT); Shortened version of Token Test; Concentration Endurance Test (d2); Phonological and Semantic Verbal Fluency Tests; Peabody Picture Vocabulary Test – PPVT-III y Learning and Verbal Memory Test (TAMV-I). Los datos normativos de Chile, Colombia, Cuba, Guatemala, Honduras, México, Paraguay, Perú, Puerto Rico y España se publicaron en el número monográfico de la revista NeuroRehabilitation: Normative data for Spanish-language neuropsychological tests: A step forward in the assessment of pediatric popular y los baremos de Colombia en el libro Neuropsicología Infantil [] (Arango-Lasprilla, Rivera, & Olabarrieta-Landa, 2017). La muestra total estuvo conformada por 6,030 niños y adolescentes entre 6 y 17 años.

 

En ambos estudios, además de tener en cuenta la edad, el sexo y la educación (en caso de los adultos), como es habitual en la metodología de datos normativos, en el estudio de niños también se tuvo en cuenta el nivel medio de educación de los padres el cual es un factor importante en los estudios de desarrollo infantil. El método utilizado para la generación de los datos normativos se basó en modelos de regresión lineal y la desviación estándar de los valores residuales, que tiene numerosas fortalezas, incluida la determinación de las variables que predicen los puntajes de las pruebas, la identificación y el control de la colinealidad de las variables predictivas y la generación de normas continuas y más confiables que las de los métodos tradicionales (por ejemplo, obteniendo solo la media y las desviaciones estándar).

Este grupo de trabajo ahora está recopilando datos normativos para muestras analfabetas de habla hispana en América Latina, y también está comenzando a reclutar población clínica adulta e infantil para establecer los puntos de corte, la sensibilidad y especificidad de las pruebas.

Ambos estudios representan un paso adelante hacia el objetivo de lograr normas válidas para las pruebas neuropsicológicas más utilizadas en los países de habla hispana. Se espera que estos datos normativos se usen como una herramienta para que los clínicos en su práctica cotidiana proporcionen una evaluación más precisa de sus clientes. Estos resultados son fruto de un esfuerzo grande y coordinado de instituciones que contribuyeron financieramente para comprar los derechos de las pruebas y, en algunos casos, cubrieron los salarios de los investigadores. Además,  el estudio no hubiera sido posible sin la colaboración de los participantes.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario